Este es el primer artículo de una con la que quiero acompañarte en todo el proceso desde que decides hacer la grabación hasta que tienes el máster de audio en la mano.

Si es la primera vez que participas o te planteas un proyecto de grabación de música clásica, tengo que decirte que en muchos aspectos es diferente de la organización habitual de una grabación de rock, jazz, etcétera. Tanto en la parte técnica cómo en la organización.

Divide y vencerás

Es común dividir el proceso en pre-producción (antes de la grabación), producción (grabación) y post-producción (edición. mezclas y mastering). No es es que estos nombres sean el colmo de la originalidad pero, al menos, son muy claros.

Hoy te hablaré de la pre-producción, todo lo que sucede antes de la primera sesión de grabación.

El efecto mariposa

No hay detalle pequeño y aquello que en principio parece insignificante, puede acabar teniendo un gran importancia. Se dice que una buena preparación es la mitad del trabajo. Estos son algunos puntos que debes tener en cuenta. 

Hace tiempo que vengo y no se a lo que vengo...

Que no te pase eso. Elige el repertorio con criterio. Se trata de encontrar un equilibrio entre aquellas obras para la que estás o preparado técnica y musicalmente, las que de verdad son representativas de tu trabajo y lo que pueden interesar al público. Estamos saturados de información y también de música. Solo con abrir Spotify o iTunes tienes literalmente millones de piezas a tu disposición. Piensa en qué puedes hacer para que tu grabación destaque un poquito..

No es bueno ir a grabar sin un concepto claro bajo el brazo. Si presentas un batiburrillo de obras y estilos sin conexión puede que desconciertes al oyente y no entienda “de que va” tu grabación. Dale pistas sobre qué va a escuchar a lo largo del CD. 

El lugar del crimen

Desde mi lado de técnico y productor es fácil ver que las características de la sala de grabación son determinantes para el resultado. Desde el lado del músico cuesta un poco, y se valora más la comodidad, la cercanía o el precio. Si eliges donde grabar solo teniendo en cuenta estos criterios hay más probabilidades de el resultado esté lejos de lo ideal.

Una característica diferente de las grabaciones de música clásica es que no suelen hacerse en estudios de grabación. A no ser que estén especializados en esta categoría y sean de buen tamaño.

Para grabar música clásica necesitas espacios como auditorios o iglesias. Que sean amplios para que el sonido del instrumento se desarrolle y difunda. Si pruebas a escuchar un piano, clarinete o violín desde muy cerca notarás que el sonido no es precisamente maravilloso. Suena crudo, agresivo, sin vida. Pero si te alejas, notarás como crece, se suaviza y suena a lo que estamos acostumbrados. Esto sucede porque las ondas sonoras necesitan un espacio para desplegarse y también  los humanos necesitamos que haya  un mínimo de reverberación de la sala para que nos suene aceptable.

La mayoría de los estudios de grabación convencionales son te tamaño medio o pequeño.  Muy pocos disponen de espacio para un coro, para una orquesta o los dos juntos.

Y, aunque encontremos un estudio suficientemente grande, aún nos queda el problema de la reverberación. Un estudio de grabación convencional (pop, jazz, rock...) se suele diseñar con tiempos de reverberación cortos (a veces casi inexistentes). Así se puede controlar mejor el sonido que se graba y si es necesario más ambiente, se añade después digitalmente. Esta falta de reverb no es apropiada para grabar música clásica porque afecta a la "naturalidad" con la que percibimos el sonido del instrumento, además de que puede que los músicos se sientan incómodos. Hay que buscar un lugar de grabación con la reverberación apropiada para la música que vamos a grabar.

Cómo elegir sala para hacer una grabación de música clásica

Los experimentos… con gaseosa

Respecto al equipo técnico humano, que voy a decirte…. si puedes trabaja con profesionales con experiencia. Después de una gran cantidad de horas de planificación, ensayo y  gastos (alquiler de sala, afinacion del piano...)  la parte técnica de la grabación también se merece lo mejor que puedas permitirte

Es casi imprescindible que técnico de sonido sea músico y tenga una sólida formación en música clásica . Seguro que no quieres emplear el tiempo de tu grabación en explicarle la diferencia entre un violin y una viola (y porqué debería grabarlos de manera diferente)  o entre una sinfonía y un concierto.

Si no puedes contar  con un productor solo dedicado a la parte musical necesitarás que el técnico también tome anotaciones en la partitura y te eche una mano en la producción con una visión musical "desde fuera".

Otro requisito para el técnico es que se disponga de equipo móvil y esté acostumbrado a trabajar "on location" (grabación fuera de estudio).  No se trata solo de coger el equipo del estudio y trasladarlo. Para el técnico organizar una sesión con unidad móvil significa saber donde situar su punto de control, evaluar la sala para situar los micrófonos y  establecer la dinámica de comunicación con los músicos apropiada.

SI TE ESTAS GUSTANDO EL ARTÍCULO, ¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

Todo muy bien organizadito. 

La logística de organización de la grabación puede parecen secundaria. Pero si no llevas los deberes hechos puede convertirse en una pesadilla.  ¿Qué pasa si  a la maravillosa ermita escogida no se puede llegar en coche para descargar el equipo?, ¿o si a la hora de comer no hay sitio en ningún restaurante y tienes que desplazarte 20 km más ? Te lo digo porque me ha pasado.

Piensa en la distancia en el desplazamiento, el tipo de transporte disponible, el acceso y opciones de aparcamiento. 

Recuerda también que nos alimentamos. Planea donde se va a comer y cuantas personas (mejor reservar).  Un cafelito y galletitas a mitad de grabación también pueden ser  imprescindibles y son detalles ayudan mucho a que la jornada sea relajada y productiva.

El tiempo pasa volando

Planifica los horarios de llegada, descanso y salida. Prepara una hoja con el horario de todas las piezas que se van a grabar y en que momento de las sesiones. Lo mejor es dosificar el esfuerzo, no dejar lo más difícil para el final. Aclara bien las horas de comienzo y final de sesión. Esto puede ahorrarte malos entendidos y malas caras con los músicos, personal de sala y técnicos.

Es importante que haya margen de tiempo entre bloque y bloque ¡y no olvides los descansos!

El  técnico también necesita tiempo para instalar  el equipo, poner los micrófonos, hacer pruebas y ajustar todos los detalles. De unos grandes y experimentados músicos aprendí que en una sesión  es importante dedicarle todo el tiempo necesario a encontrar la correcta situación de los músicos en la sala, la distancia de los micrófonos  y todos los para encontrar el mejor sonido posible. Permite que el técnico tenga suficiente tiempo y verás que el resultado sonoro final lo agradece.

Intenta ser realista en las estimaciones. Ya sé que la planificación muchas veces se ve superada por la realidad, pero tenerlo todo preparado te dará mucha seguridad.

Y para acabar,  escribe todo y envia una copia a los participantes, seguro que te lo agradecerán. Un dicho japonés dice "es mejor aclararlo todo antes que tenerlo que aclarar después". 

Coméntame si tienes tus propios trucos para preparar la grabación.

Nos vemos en el próximo artículo sobre la producción.

Contacta para saber cómo puedo ayudarte

 

Antonio-Velasco-InSitu

© Antonio Velasco Polonio 2017, compositor, técnico de sonido profesional y productor en InSitu grabación y edición musical  www.insitumusic.com

Licencia Creative Commons
FASES EN UNA GRABACIÓN DE MÚSICA CLÁSICA: I PRE-PRODUCCIÓN por Antonio Velasco Polonio se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.